En caso de fallecimiento de un inversor, la cuenta October está considerada como cualquier otra cuenta bancaria: pasará a ser de la persona heredera correspondiente.

Si sólo una persona es heredera, tendrá que crear una cuenta October a su nombre y validarla para recuperar las transacciones pasadas y futuras, así como el saldo disponible en la cuenta October del difunto.

Si son varias las personas herederas, organizaremos los reembolsos anualmente. 

En ningún caso podremos comunicar las claves de acceso a la cuenta del difunto. 

Para gestionar la sucesión de la cuenta October, la notaría tendrá que ponerse en contacto con el equipo de Relación con Inversores por correo postal (Plaza Santa Bárbara, 5, 28004, Madrid) o por email ([email protected]) para certificar la condición de herederos. Para ello, el notario tendrá que presentar los siguientes documentos: 

1. Certificado de defunción.

2. Certificado del Registro de Últimas Voluntades. En este constará la existencia de testamento o no:

  • Si hay testamento, copia autorizada del mismo, de donde resulte la condición de heredero

  • Si no hay testamento, se debe aportar el Acta Notarial de declaración de herederos abintestato.

3. En el caso de ser varios herederos, deberá presentarse la copia autorizada de la partición y adjudicación de herencia de donde resulte a cuál de ellos se ha adjudicado el crédito.

A continuación, enviaremos al notario la información sobre el patrimonio en la cuenta October a fecha del fallecimiento. 

¿Encontró su respuesta?