¿Qué es el saldo vivo? 

El concepto de saldo vivo es bastante sencillo: es la cantidad de capital pendiente de pago por las empresas clientes, excluyendo los intereses y las provisiones. Sin embargo, es importante entender bien cómo se calcula el saldo vivo, porque no es tan simple como parece y puede generar cierta confusión. En este tutorial, veremos dónde encontrar el saldo vivo en tu cartera de préstamos, cómo leerlo y qué elementos deben tenerse en cuenta al calcularlo.

¿Dónde y cómo se presenta el saldo vivo? 

El saldo vive se puede ver en las pestañas Resumen y Préstamos de tu cartera.

La pestaña Resumen te permite ver tu saldo vivo total, calculado a partir de todos los proyectos en los que invertiste: 

En la pestaña Préstamos, puedes encontrar el saldo vivo de cada uno de los proyectos que tienes en cartera. El primer ejemplo a continuación muestra el saldo vivo para un proyecto al día en sus pagos, y el segundo ejemplo muestra el saldo vivo para un proyecto con menos de 30 días de retraso en sus pagos (lee el siguiente párrafo para saber cómo los impagos impactan el saldo vivo). 

Ejemplo 1

Ejemplo 2

¿Cómo los proyectos en mora impactan el saldo vivo y cómo se refleja en tus ganancias? 

Los proyectos con retraso de pago impactan el saldo vivo.

Cuando ocurre un impago, aplicamos una provisión sobre el capital pendiente de pago del proyecto que aumenta con el número de días de retraso. La provisión es una estimación de la pérdida potencial del importe pendiente de pago. En efecto, cuanto más se retrase la empresa en pagar la cuota, menor probabilidad de reembolso hay. 

Aplicamos dicha provisión sobre el capital pendiente de pago de los proyectos en mora para proveer a los Inversores una visión más real de su cartera de préstamos (ajustada por los impagos actuales) en cualquier momento. 

 Como recordatorio, se aplican las provisiones siguientes: 

  • Préstamos con menos de 30 días de retraso y préstamos reestructurados (proyecto amarillo): 40 % de provisión
  • Préstamos con retraso de entre 30 y 120 días (proyecto naranja): 80 % de provisión
  • Préstamos con más de 120 días de retraso (proyectos negros): 100 % de provisión

Para obtener más información sobre dónde se ven los proyectos en mora en la cartera y cómo se gestionan, consulta nuestros tutoriales

El saldo vivo, que es el capital pendiente de pago excluyendo los intereses y las provisiones, se reduce a medida que aumenta el porcentage de provisión aplicado. Es importante destacar que las provisiones y los reembolsos, afectando el saldo vivo, afectan también tu tasa interna de retorno (TIR).

Las provisiones pueden resultar en un resultado negativo en la parte “Balance” de tu cartera de préstamos. En efecto, las provisiones se consideran como pérdidas en la cartera, lo que afecta de forma negativa al importe total de tus ganancias. 

No obstante, debes tener en cuenta que se trata sólo de una pérdida potencial: es posible que se pueda recobrar una parte o la totalidad de los fondos impagados. Además, si todos los demás proyectos de tu cartera están al día en sus pagos, tus ganancias seguirán aumentando, lo que compensará progresivamente las pérdidas. Esto implica que tengas una cartera de préstamos diversificada.

Evitar los errores a la hora de calcular el saldo vivo

Aunque la noción de saldo vivo parezca sencilla de entender, su cálculo puede resultar un poco complicado y generar confusiones. Vamos a ver por qué.

Al comprobar el saldo vivo de un proyecto individual, puede que quieras restar los reembolsos ya recibidos al capital total invertido en proyecto. Esta forma de calcular el saldo vivo es errónea ya que los reembolsos se componen no sólo del capital sino también de los intereses. Como mencionado al principio del artículo, el saldo vivo sólo tiene en cuenta el capital pendiente de pago sin incluir los intereses ni las provisiones. 

Para calcular el saldo vivo de forma correcta, tienes que separar los intereses de los reembolsos ya percibidos y, a continuación, restar únicamente los reembolsos de capital de tu préstamo inicial. 

Hagamos el cálculo. Si usamos el ejemplo 2 mencionado arriba, que presenta un proyecto con una provisión del 40%, el saldo vivo se calcula de la siguiente manera:

préstamo inicial - capital percibido - provisión = saldo vivo

También puedes consultar el saldo vivo de un proyecto dado directamente desde el contrato de préstamo inicial. Para saber cómo descargar tu contrato de préstamo, consulta este tutorial.

Calculemos ahora el saldo vivo total de la cartera de préstamos presentado en el primer apartado de este tutorial, teniendo en cuenta que sólo tiene un proyecto en mora con una provisión del 40%. Para ello, necesitamos echar un vistazo a la sección Balance de la cartera: 

El importe total prestado es de 580€, los reembolsos de capital (sin intereses) son de 201,76€, a los que hay que añadir la provisión del 40% aplicada sobre el proyecto con impago (5,98€). El saldo vivo total es igual a: 

580 - 201.76 - 5.98 = 372,26 €

Si te surgen dudas o si necesitas aclaraciones sobre cómo calcular el saldo vivo de tu cartera o de un proyecto, ponte en contacto con nosotros a través del chat o por email a [email protected].

Did this answer your question?