El objetivo del recobro judicial es recuperar la deuda pendiente por la vía judicial, acudiendo a los Juzgados competentes. Esta etapa puede durar varios meses y hasta superar el año. Dos factores influyen sobre el resultado de este proceso: la solvencia de la compañía y la decisión de los Juzgados (pago en totalidad, parcial, ausencia de pago). 

Un proyecto se considera en recobro judicial si: 

  • El recobro amistoso ha fracasado y October tiene que tomar medidas judiciales en contra de la empresa cliente, y/o
  • La empresa está en procedimiento concursal. 

¿Quién se encarga del recobro judicial? 

El equipo de Recobro de October (2 personas en 🇫🇷, 1 en 🇪🇸, 1 en 🇮🇹 y 1 en 🇳🇱) y la agencia de recobro externa se encargan del proceso de recobro judicial. Los dos equipos trabajan con las partes involucradas (administrador concursal, abogados, etc.) y hacen el seguimiento del proceso. También se encargan de actualizar la página Actividad de los proyectos en mora, donde añaden información sobre el motivo del retraso y las acciones de recobro llevadas a cabo. Recibirás las noticias de estos proyectos por email el día de su publicación. 

Litigación

Si el proceso de recobro amistoso fracasa, October puede emprender acciones legales contra una empresa cliente para recuperar el capital pendiente de pago. Por lo general, esto se hace con la ayuda de una agencia de recobro externa. A continuación, te contamos los diferentes procedimientos en Francia, España e Italia. 

🇫🇷 Francia

En Francia, October puede iniciar varias acciones judiciales para reclamar los importes impagados: 

1. Obtener una orden formal de pago (“injonction de payer”) de un juez, es decir, un título que permite ejecutar la deuda. 

2. Demandar a la empresa ante los Juzgados de lo Mercantil. Hay un período de espera de un mes tras la sentencia durante el cual el prestatario puede presentar alegaciones. Después de este período, el alguacil (secretario judicial) ejecutará la sentencia:

  • Enviando una notificación formal a la empresa en la que se reclame el pago,
  • Embargando las cuentas a cobrar de la empresa,
  • Inmovilizando activos concretos de la empresa y vendiéndolos para poder reembolsar su deuda. 
  • Etc.

Si a pesar de estas acciones los fondos no se han recuperado, el secretario judicial puede solicitar la liquidación judicial de la compañía. En este caso, se liquidan los activos de la empresa para pagar sus deudas.

🇪🇸 España

En España, el equipo de Recobro suele seguir el siguiente proceso:

1. Envía una notificación formal por burofax a la empresa cliente reclamando el pago de la deuda. 

2. Si la empresa no reacciona a dicha notificación formal, el equipo de Recobro registra el impago en ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de crédito). ASNEF es la mayor lista de morosos de España: para la empresa cliente, aparecer en este registro puede dificultar la obtención de un crédito en el futuro. 

3. El siguiente paso es notificar a la empresa la terminación anticipada del contrato de préstamo y reclamar la compensación de la totalidad del capital y de los intereses pendientes de pago. 

4. Si estas acciones no dan resultado, se presenta una demanda ante los Juzgados de lo Mercantil para recuperar los fondos. Después de revisar el caso, el juez tendrá dos opciones:

  • Convocar un juicio ordinario para encontrar una resolución a la demanda. Es un proceso largo que puede durar varios meses.
  • Declarar la ejecutabilidad de la deuda. En este caso, el juez reconoce la deuda y ordena el cumplimiento del pago, por medio de un embargo de bienes.

🇮🇹 Italia

A continuación, se describe el proceso de recobro judicial en Italia:

1. En primer lugar, se envía una notificación formal de impago por correo certificado a la empresa cliente.

2. Si la empresa no reacciona, el segundo paso es iniciar acciones legales o solicitar un juicio sumario ("Ricorso per decreto ingiuntivo"): October presenta una reclamación de pago ante los Juzgados. Si los Juzgados aceptan este "decreto inguintivo", el prestatario tiene 40 días para recurrir esta demanda. Si la empresa no presenta alegaciones, October puede pedir al juez que otorgue un título ejecutivo para luego poder solicitar una orden judicial. Dependiendo de la región, los Juzgados pueden tardar entre 1 y 9 meses en tomar una decisión. 

3. La siguiente medida es la emisión de una orden judicial ("Atto di precetto"). Se puede emitir una orden judicial cuando un acreedor esté en posesión de un "decreto ingiuntivo" o sobre la base de un cheque impagado. Si el cliente no paga dentro de los 10 días siguientes a la notificación, se le puede ordenar a un secretario judicial que embargue todos los bienes del deudor. Los activos serán vendidos a través de una oferta pública para reembolsar a los acreedores*. Este procedimiento puede durar varios meses. 

5. Solicitud de quiebra a instancia de un acreedor ("Istanza di Fallimento"): también existe la posibilidad para los acreedores de presentar una solicitud de quiebra contra la empresa. La solicitud de quiebra es el punto de partida de un procedimiento de insolvencia, que se describe a continuación.

Procedimientos concursales

No existe un único procedimiento concursal que se aplique a todas las empresas. Depende de la situación financiera y operativa de la empresa y de su país de origen. El concurso de acreedores puede ser instado por la empresa insolvente o por sus acreedores privados o públicos, con el nombramiento de un administrador concursal. Durante el período del concurso de acreedores, el administrador concursal toma el control de las cuentas de la empresa cliente y gestiona los gastos, por lo que se congelan los pagos. 

A continuación se detallan algunos de los procedimientos concursales más comunes en los diferentes países donde opera October.

🇫🇷 Francia

Existen tres tipos de procedimientos concursales en Francia, dependiendo del nivel de solvencia de la empresa:

1. Procedimiento de recuperación ("Procédure de Sauvegarde"): el procedimiento de recuperación tiene lugar antes de la suspensión de pagos. Su objetivo es reestructurar a la empresa con dificultades financieras para que continúe con su actividad económica, mantenga los puestos de trabajo y pague sus deudas. En general, este procedimiento preventivo conduce a la elaboración de un plan de continuidad.

2. Concurso de acreedores ("Redressement Judiciaire"): este procedimiento debe ser aplicado por cualquier empresa francesa en suspensión de pagos cuya recuperación se considere posible. Al igual que el procedimiento de recuperación, permite a la empresa continuar con su actividad y mantener los puestos de trabajo.

3. Liquidación ("Liquidation Judiciaire"): el procedimiento de liquidación tiene como objetivo poner fin a la actividad de la empresa y liquidar los activos del deudor mediante la cesión global o por separado de sus derechos y bienes.

Estos procedimientos se inician con un período de observación de 6 meses en el que el administrador concursal elabora, junto con la empresa, una evaluación de su situación económica, social y sectorial para preparar un plan de recuperación en función de las posibilidades de la compañía y de los recursos financieros disponibles. El juez puede renovar el período de observación hasta un máximo de 2 veces si lo considera necesario. 

Hay dos resultados a estos procedimientos: 

  • Se presenta un plan de continuidad con una reestructuración de la deuda de los inversores,
  • Liquidación de la empresa. La empresa no es viable y se liquidan todos sus activos. El producto de la venta de los bienes se utiliza para reembolsar a los acreedores en función de su orden de prelación*. 

🇪🇸 España

En España, la ley concursal contempla dos procedimientos diferentes: 

1. El pre-concurso de acreedores: la empresa puede solicitar la protección de los Juzgados de lo Mercantil para iniciar negociaciones con sus acreedores, con el fin de alcanzar un plan de viabilidad para mantener la actividad empresarial y poder cumplir con sus obligaciones. Si la empresa no presenta su plan de viabilidad o si éste no está aceptado de forma unánime por los acreedores, la empresa tiene un mes para declararse en concurso de acreedores.

2. El concurso de acreedores: a diferencia del pre-concurso de acreedores, el resultado de este procedimiento depende de un juez. El juez nombra a un administrador concursal para gestionar la compañía, determinar si la empresa es viable, hacer lo posible para que continúe la actividad y pueda pagar sus deudas en futuro. Hay dos resultados posibles al concurso de acreedores:

  • El convenio: se estima que la empresa tiene viabilidad. Se puede realizar alguna quita y/o aplazamiento para que la empresa, en la medida de lo posible, pague una parte de su deuda a los inversores, según un calendario de pago pactado.
  • La liquidación de la empresa: la empresa no tiene viabilidad. Se venden todos los activos de la empresa para reembolsar todo o parte de la deuda a los acreedores, según el orden de prelación de cobro*.

🇮🇹 Italia

En Italia, la ley contempla procedimientos de insolvencia y procedimientos de liquidación.

1. Procedimientos de insolvencia:

  • Convenio con los acreedores ("Concordato preventivo"): procedimiento que permite a una empresa insolvente proponer un plan de reestructuración de sus deudas. El deudor inicia el procedimiento mediante la presentación de una petición ante los Juzgados encargados de los procesos concursales. La empresa debe proponer un plan de reestructuración certificado por un informe pericial que confirme su viabilidad y la veracidad de los datos contables. Si los Juzgados permiten el registro de un acuerdo con los acreedores, emitirán una orden nombrando a un juez para supervisar el procedimiento, así como a un administrador judicial. El procedimiento debe concluir en un plazo de seis meses a partir de la fecha de presentación de la petición. El juez puede extender este período a otros dos meses. Una vez el plan es aprobado por los acreedores y los Juzgados, es vinculante y debe cumplirse.
  • Acuerdo de reestructuración de la deuda ("Accordi di ristrutturazione dei crediti"): este procedimiento está previsto por la ley concursal italiana pero se lleva a cabo fuera de los Juzgados. Este acuerdo extrajudicial entre la empresa y sus acreedores (el 60% tiene que aceptarlo) tiene como objetivo reestructurar las deudas de la empresa. La empresa insolvente puede solicitar una moratoria durante las negociaciones para la reestructuración de su deuda y debe presentar documentación ante los Juzgados competentes. Además, la empresa debe presentar un informe pericial sobre su capacidad para pagar íntegramente a los acreedores restantes, que, de lo contrario, pueden impugnar el acuerdo ante los Juzgados competentes, exigiendo que se ejecute su deuda. No hay un plazo determinado para este tipo de procedimiento, puesto que depende de la duración de las negociaciones con los acreedores.
  • Plan de recuperación certificado ("Piani di risanamento attestati"): este procedimiento está previsto por la ley concursal italiana pero se lleva a cabo fuera de los Juzgados. El objetivo del procedimiento es permitir el saneamiento de la empresa para garantizar la vuelta a la normalidad de su situación financiera, sin la intervención de los Juzgados. Este tipo de acuerdo debe basarse en un plan preparado por la empresa. El procedimiento finaliza con la implementación del contenido del informe pericial y el cumplimiento de las acciones contenidas en el plan de recuperación certificado.

2. Procedimiento de liquidación (“Fallimento”): se inicia cuando la empresa es considerada insolvente, lo que significa que ya no está en condiciones de cumplir con sus obligaciones y pagar sus deudas. Se inicia mediante una orden de los Juzgados. Este procedimiento lo llevan a cabo un administrador concursal, un juez adjunto y un comité representando a todos los acreedores. El administrador concursal tiene 60 días a partir de la fecha de presentación de la petición para entregar un plan de liquidación. Este procedimiento puede durar varios años. El administrador judicial debe liquidar todos los activos de la empresa y distribuir el producto a los acreedores para que el procedimiento concluya formalmente.

🇳🇱 Países Bajos

En los Países Bajos, existen los siguientes procedimientos: 

1. Suspensión de pagos ("Surseance van Betaling"): la empresa puede declarar, de forma voluntaria o forzosa, su incapacidad de pagar a sus acreedores ante los Juzgados. En este caso, el prestatario solicita una suspensión de pagos. Si el juez acepta la solicitud, se nombra a un administrador para supervisar la gestión de la empresa. Durante la suspensión de pagos, la empresa tiene tiempo para regularizar su situación y llegar a un acuerdo con sus acreedores (nuevo calendario de amortización, pago de parte de la deuda). Gracias a este acuerdo, se espera que la empresa pueda reanudar sus actividades, pagar sus deudas y que el período de suspensión termine.

2. Liquidación: October u otros acreedores (proveedor, autoridad fiscal, etc.) tienen la posibilidad de solicitar la quiebra de una empresa, cuando el prestatario no paga sus deudas. El juez tiene que determinar la legitimidad de la solicitud. Para que una solicitud sea legítima, al menos dos de los acreedores de la empresa tienen que solicitar su liquidación. Si el juez acepta la solicitud, la empresa será declarada en quiebra y se le asignará un administrador concursal para que liquide sus activos y pague a los acreedores*. El juez también puede rechazar la bancarrota de la empresa. En este caso, October tendrá que encontrar otra forma de reclamar el dinero.

*Nota importante: los pagos de los inversores están condicionados por varios factores, incluyendo la orden de prelación de pagos, en la que unos acreedores tienen prioridad sobre otros. Los primeros acreedores en cobrar son los empleados, luego el Estado, luego los acreedores que tienen garantías y finalmente los acreedores sin garantías (como los inversores de October).  

¿Cómo está involucrado October en el proceso? 

Cuando una empresa entra en procedimiento concursal, todos los acreedores deben declarar su deuda al administrador para que se tenga en cuenta durante la resolución del procedimiento.  

Para facilitar el proceso, es October quien presenta la deuda en nombre de los inversores particulares al administrador concursal, de acuerdo con el contrato de préstamo firmado al comienzo del proyecto. Además, October se hace cargo de los gastos asociados con la declaración de la deuda pendiente de los inversores. 

Seguimiento con el administrador: October se pone en contacto con el administrador para asegurarse de que se ha tenido en cuenta la deuda pendiente de los inversores. El administrador es la persona de contacto de October: nos indica las etapas del procedimiento y la siguiente fecha de contacto.

Confidencialidad de las acciones de recobro

Las informaciones sobre los proyectos en proceso de recobro están comunicados únicamente a los inversores que han prestado a dichos proyectos de forma confidencial.

¿En qué medida la difusión de esta información puede perjudicar a los Inversores? 

Los procesos judiciales mercantiles están sometidos al principio del juicio equitativo. Si los inversores hicieran declaraciones difamatorias de forma pública, que atentaran contra la presunción de inocencia del prestatario o que le denigraran, entonces éste podría demandarles ante el juez competente. De forma general, toda la información comunicada públicamente por los inversores sobre el caso podría ser utilizada durante el proceso por la parte contraria. No está prohibido comunicar sobre estos asuntos pero es importante ser objetivo y razonable en tus declaraciones. 

Did this answer your question?